domingo, 31 de marzo de 2013

Soñé.

Hoy soñé con ella,
con su cabello pelirrojo,
tan peligroso y hermoso como el planeta rojo.

Con sus ojos color café,
un café que ni en Starbucks lo puedes encontrar
pues solo Dios a ella se lo quiso dar.

Con sus pecas,
que asemejan una hermosa constelación
en su bronceado cutis por el dorado sol.

Todo fue perfecto,
lindo y hermoso.

Hasta que desperté,
y me di cuenta de que no estaba con ella
y que tal vez nunca lo estaré.

No se lo que hice mal,
y no se si algún día lo sabre.

Lo único que se,
es que por ella siento algo que nunca he sentido
que me gusta y me disgusta al mismo tiempo.

Y creo que ya se lo que es,
es algo que la gente adulta
lo llama "Amor."

En fin,
espero y algún día volverla a ver,
después de todo por eso me fui.

Para poder volver.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada